Andadores

Los andadores para ancianos están diseñados para facilitar el desplazamiento de personas con movilidad reducida y, en definitiva, mejorar su calidad de vida. Este artículo de ortopedia ofrece estabilidad y un buen apoyo a la persona mientras está caminando. En función de la movilidad de cada persona, el usuario puede escoger entre caminadores fijos o con ruedas.

En Quirumed podrás encontrar tu andador al mejor precio. Contamos con diferentes modelos, según las necesidades de cada persona (con ruedas o sin ruedas, de aluminio o acero, plegables, con asiento, de uso interior o exterior o regulables en altura).

¿QUÉ ES UN ANDADOR Y PARA QUÉ SIRVE?

Los andadores para adultos son un producto de ortopedia y ayuda técnica que facilita el desplazamiento a personas mayores, ancianos o adultos con algún tipo de movilidad reducida. La autonomía e independencia que le ofrecen al usuario, unidas a su seguridad, mejoran de forma notable la calidad de vida de sus usuarios.

A parte de andador, también se le suele denominar como caminador, taca taca, deambulador, rollator o andadera. Su utilización está indicada tanto a personas mayores como a personas que presenten dificultades para caminar por cualquier motivo. Las personas que hayan superado un proceso operatorio y necesiten realizar tratamiento de rehabilitación, también pueden usarlo durante su proceso.

TIPOS DE ANDADORES PARA ADULTOS DE MOVILIDAD REDUCIDA

En la actualidad, podemos encontrar diferentes modelos o tipos de andadores para distintas personas de movilidad reducida. El usuario, en función de sus características y estado físico, puede escoger entre un andador con ruedas o sin ellas. Todos los modelos ofrecen estabilidad, seguridad y movimiento, sin necesidad de la ayuda de una tercera persona.

Andadores fijos o sin ruedas

Los andadores fijos destacan, por encima de todo, por la ausencia de ruedas. Por norma general, los modelos de andadores sin ruedas son muy ligeros, plegables y permiten regular su altura para adaptarse a las medidas de la persona que vaya a usarlo.

Su utilización está especialmente indicada para personas mayores o adultos que no suelan salir mucho de casa. Al disponer de medidas más reducidas, va a facilitar su uso en espacios cerrados y reducidos como puede ser el hogar.

Andadores de 2 ruedas

El caminador para adultos de dos ruedas cuenta con patas en su parte trasera y ruedas en su parte delantera para facilitar su desplazamiento. Está especialmente indicado para aquellas personas que presentan ciertas dificultades a la hora de caminar, que se fatigan o cansan de forma rápida.

Algunos modelos cuentan con asiento para que el anciano o adulto puedan descansar durante sus desplazamientos. Las conteras o tacos que disponen las patas traseras evitan que el andador se deslice en exceso, reduciendo posibles accidentes. Al igual que los andadores sin ruedas, se puede plegar para guardarse y facilitar su almacenamiento o transporte.

Andadores de 4 ruedas o rollators

Por último, tenemos los andadores de cuatro ruedas, más completos que los otros modelos, y destinados, principalmente, a personas mayores o adultos con mayor movilidad. Sus dimensiones y características lo hacen idóneo para su empleo fuera del hogar, con terrenos y superficies más irregulares y que requieran de desplazamientos de mayor distancia.

La mayor parte de estos andadores cuentan con asiento, reposapiés y respaldo ajustable para que la persona pueda descansar o permanecer sentado durante un tiempo prolongado. Para evitar posibles caídas, disponen de frenos en las ruedas traseras que se puede accionar por apoyo o presionando las manillas. La altura es regulable para adaptarse a las medidas propias de cada persona. Disponen de una pequeña cesta para guardar cosas.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ANDADORES PARA MAYORES

Gracias al uso de andadores, nuestros mayores o ancianos pueden desplazarse con más autonomía y seguridad que utilizando un simple bastón o muleta.

Las principales características de los andadores para personas mayores se recopilan en el siguiente listado:

  • Ruedas: Puede tener 2 o 4 ruedas. En el caso de sólo disponer de 2 ruedas, estas se sitúan en la parte delantera para facilitar el desplazamiento.
  • Material: Los andadores pueden estar fabricados en aluminio o acero. El aluminio ofrece mayor ligereza, mientras que el acero una mejor resistencia a golpes.
  • Portabilidad: La mayor parte de modelos ofrecen la posibilidad de plegarse para su almacenamiento y transporte.
  • Frenos: Los modelos de 4 ruedas cuentan con frenos en las ruedas traseras para darle mayor seguridad a la persona durante sus desplazamientos.
  • Tacos traseros: Los modelos con ninguna o con 2 ruedas, incorporan en sus patas traseras tacos antideslizantes para que el andador no se deslice en exceso.
  • Asiento: Disponible en diferentes modelos, independientemente de si tiene o no ruedas. Permite a la persona descansar y no fatigarse mientras utilice el andador en casa o en el exterior.
  • Reposapiés/Respaldo: Los andadores de 4 ruedas, principalmente, suelen contar con reposapiés y respaldo, además de asiento, para que la persona puede descansar y sentirse cómoda mientras no esté utilizándolo.
  • Cesta: Se ubica en las patas traseras y es de gran utilidad para guardar documentos o bolsas pequeñas con poco peso.

¿CUÁNDO Y PORQUÉ UTILIZAR UN ANDADOR PARA ANCIANOS?

Tomar la decisión de utilizar un andador no es sencillo desde el punto de vista psicológico. Pensamientos como “me hace más mayor”, “¿qué dirá la gente?” o “¿tengo que ir a todas partes con ese trasto?” pueden venirnos a la cabeza. Hay que pensar de forma positiva y ver los beneficios que nos puede aportar en lugar de ponernos barreras a su uso.

Su utilización nos va a permitir tener mayor autonomía y seguridad a la hora de movernos, sin depender de la ayuda de terceras personas. Podremos pasear, ir a comprar al supermercado, tomar el sol en el parque y ayudarnos a que nuestro cuerpo no se debilite por no movernos lo suficiente.

Los problemas de equilibrio, sensación de debilidad del cuerpo, dolores en los huesos o articulaciones de las piernas, etc. ya no serán excusas para no movernos o depender siempre de la ayuda de otra persona.

Al principio puede parecer complicada su utilización, por eso hay que tener paciencia e ir poco a poco. La ayuda de especialistas como fisioterapeutas, enfermeros, médicos u ortopedas puede ser muy beneficiosa en los inicios. Para ayudarnos a usarlo con regularidad podemos motivarnos haciendo hincapié en los puntos positivos y las ventajas si aparecen situaciones de rechazo, cansancio o dificultad.

En Quirumed podrás encontrar una gran selección de ayudas técnicas para caminar y desplazarte de forma segura y con total autonomía.

Cuadricula Lista

11 Artículo(s)

Cuadricula Lista

11 Artículo(s)

Los andadores para ancianos están diseñados para facilitar el desplazamiento de personas con movilidad reducida y, en definitiva, mejorar su calidad de vida. Este artículo de ortopedia ofrece estabilidad y un buen apoyo a la persona mientras está caminando. En función de la movilidad de cada persona, el usuario puede escoger entre caminadores fijos o con ruedas.

En Quirumed podrás encontrar tu andador al mejor precio. Contamos con diferentes modelos, según las necesidades de cada persona (con ruedas o sin ruedas, de aluminio o acero, plegables, con asiento, de uso interior o exterior o regulables en altura).

¿QUÉ ES UN ANDADOR Y PARA QUÉ SIRVE?

Los andadores para adultos son un producto de ortopedia y ayuda técnica que facilita el desplazamiento a personas mayores, ancianos o adultos con algún tipo de movilidad reducida. La autonomía e independencia que le ofrecen al usuario, unidas a su seguridad, mejoran de forma notable la calidad de vida de sus usuarios.

A parte de andador, también se le suele denominar como caminador, taca taca, deambulador, rollator o andadera. Su utilización está indicada tanto a personas mayores como a personas que presenten dificultades para caminar por cualquier motivo. Las personas que hayan superado un proceso operatorio y necesiten realizar tratamiento de rehabilitación, también pueden usarlo durante su proceso.

TIPOS DE ANDADORES PARA ADULTOS DE MOVILIDAD REDUCIDA

En la actualidad, podemos encontrar diferentes modelos o tipos de andadores para distintas personas de movilidad reducida. El usuario, en función de sus características y estado físico, puede escoger entre un andador con ruedas o sin ellas. Todos los modelos ofrecen estabilidad, seguridad y movimiento, sin necesidad de la ayuda de una tercera persona.

Andadores fijos o sin ruedas

Los andadores fijos destacan, por encima de todo, por la ausencia de ruedas. Por norma general, los modelos de andadores sin ruedas son muy ligeros, plegables y permiten regular su altura para adaptarse a las medidas de la persona que vaya a usarlo.

Su utilización está especialmente indicada para personas mayores o adultos que no suelan salir mucho de casa. Al disponer de medidas más reducidas, va a facilitar su uso en espacios cerrados y reducidos como puede ser el hogar.

Andadores de 2 ruedas

El caminador para adultos de dos ruedas cuenta con patas en su parte trasera y ruedas en su parte delantera para facilitar su desplazamiento. Está especialmente indicado para aquellas personas que presentan ciertas dificultades a la hora de caminar, que se fatigan o cansan de forma rápida.

Algunos modelos cuentan con asiento para que el anciano o adulto puedan descansar durante sus desplazamientos. Las conteras o tacos que disponen las patas traseras evitan que el andador se deslice en exceso, reduciendo posibles accidentes. Al igual que los andadores sin ruedas, se puede plegar para guardarse y facilitar su almacenamiento o transporte.

Andadores de 4 ruedas o rollators

Por último, tenemos los andadores de cuatro ruedas, más completos que los otros modelos, y destinados, principalmente, a personas mayores o adultos con mayor movilidad. Sus dimensiones y características lo hacen idóneo para su empleo fuera del hogar, con terrenos y superficies más irregulares y que requieran de desplazamientos de mayor distancia.

La mayor parte de estos andadores cuentan con asiento, reposapiés y respaldo ajustable para que la persona pueda descansar o permanecer sentado durante un tiempo prolongado. Para evitar posibles caídas, disponen de frenos en las ruedas traseras que se puede accionar por apoyo o presionando las manillas. La altura es regulable para adaptarse a las medidas propias de cada persona. Disponen de una pequeña cesta para guardar cosas.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ANDADORES PARA MAYORES

Gracias al uso de andadores, nuestros mayores o ancianos pueden desplazarse con más autonomía y seguridad que utilizando un simple bastón o muleta.

Las principales características de los andadores para personas mayores se recopilan en el siguiente listado:

  • Ruedas: Puede tener 2 o 4 ruedas. En el caso de sólo disponer de 2 ruedas, estas se sitúan en la parte delantera para facilitar el desplazamiento.
  • Material: Los andadores pueden estar fabricados en aluminio o acero. El aluminio ofrece mayor ligereza, mientras que el acero una mejor resistencia a golpes.
  • Portabilidad: La mayor parte de modelos ofrecen la posibilidad de plegarse para su almacenamiento y transporte.
  • Frenos: Los modelos de 4 ruedas cuentan con frenos en las ruedas traseras para darle mayor seguridad a la persona durante sus desplazamientos.
  • Tacos traseros: Los modelos con ninguna o con 2 ruedas, incorporan en sus patas traseras tacos antideslizantes para que el andador no se deslice en exceso.
  • Asiento: Disponible en diferentes modelos, independientemente de si tiene o no ruedas. Permite a la persona descansar y no fatigarse mientras utilice el andador en casa o en el exterior.
  • Reposapiés/Respaldo: Los andadores de 4 ruedas, principalmente, suelen contar con reposapiés y respaldo, además de asiento, para que la persona puede descansar y sentirse cómoda mientras no esté utilizándolo.
  • Cesta: Se ubica en las patas traseras y es de gran utilidad para guardar documentos o bolsas pequeñas con poco peso.

¿CUÁNDO Y PORQUÉ UTILIZAR UN ANDADOR PARA ANCIANOS?

Tomar la decisión de utilizar un andador no es sencillo desde el punto de vista psicológico. Pensamientos como “me hace más mayor”, “¿qué dirá la gente?” o “¿tengo que ir a todas partes con ese trasto?” pueden venirnos a la cabeza. Hay que pensar de forma positiva y ver los beneficios que nos puede aportar en lugar de ponernos barreras a su uso.

Su utilización nos va a permitir tener mayor autonomía y seguridad a la hora de movernos, sin depender de la ayuda de terceras personas. Podremos pasear, ir a comprar al supermercado, tomar el sol en el parque y ayudarnos a que nuestro cuerpo no se debilite por no movernos lo suficiente.

Los problemas de equilibrio, sensación de debilidad del cuerpo, dolores en los huesos o articulaciones de las piernas, etc. ya no serán excusas para no movernos o depender siempre de la ayuda de otra persona.

Al principio puede parecer complicada su utilización, por eso hay que tener paciencia e ir poco a poco. La ayuda de especialistas como fisioterapeutas, enfermeros, médicos u ortopedas puede ser muy beneficiosa en los inicios. Para ayudarnos a usarlo con regularidad podemos motivarnos haciendo hincapié en los puntos positivos y las ventajas si aparecen situaciones de rechazo, cansancio o dificultad.

En Quirumed podrás encontrar una gran selección de ayudas técnicas para caminar y desplazarte de forma segura y con total autonomía.