Cesta     Vacía  Inicio  |   Empresa  |   Contacto  |   Estado de su pedido   |  PostVenta  |   REGALA SALUD

Desfibriladores

La desfibrilación puede conseguir que el corazón retome el ritmo normal tras sufrir una fibrilación ventricular, mediante la aplicación de una descarga al corazón con una dosis media de electricidad.

El éxito de superviviencia de una persona en estado de fibrilación ventricular depende de la rapidez del auxilio, cada minuto que pasa es vital para conseguir la reanimación. La aplicación de la desfibrilación al principio del ataque cardíaco aumenta las posibilidades de resucitación.

El desfibrilador es un aparato eléctrico con el que se realiza la reanimación de una parada cardio-respiratoria. Existen dos tipos de desfibriladores, los desfibriladores semiatomáticos externos (DESA) y los desfibriladores automatizados externos (DEA). Los DESA analizan el ritmo cardíaco e indican que hay que hacer una descarga, pero deja la decisión en manos del reanimador. Los DEA analizan y si consideran que es necesaria una descarga, indican que van a descargar y lo hacen automáticamente. Estos aparatos tienen un funcionamiento bastante sencillo, lo cual permite que sean usados fuera del ámbito sanitario, aunque con algunas restricciones. Esto se debe a que, de hecho, es en lugares públicos donde más paradas cardio-respiratorias se producen. Si los desfibriladores se instalan en lugares con mucha aglomeración de gente, permitirá reducir el número de víctimas por paradas cardíacas extrahospitalarias.

Existe un protocolo mundial de actuación llamado "Cadena de Superviviencia" , el cuál es muy importante que todos los ciudadanos conozcamos. Consta de 4 fases:
  1. Rápida llamada al Servicio de Emergencias
  2. Realizar una Resucitación cardiopulmonar básica (RCP)
  3. Desfibrilación rápida
  4. Apoyo vital cardiovascular avanzado realizado por el personal sanitario


IVA o impuestos NO incluidos(según zona)