Cesta     Vacía  Inicio  |   Empresa  |   Contacto  |   Estado de su pedido   |  PostVenta  |   REGALA SALUD

Lámparas y Lupas

La Iluminacion Médica. Conceptos Básicos

1º ILUMINANCIA

Son los lúmenes por m2 que recibe una superficie. LUX es el factor que determina la cantidad de luz.
Para tener criterio en la elección de una buena luminaria debe fijarse en cuántos LUX se obtienen y a qué distancia. Ello a su vez, dependerá de la potencia de la lámpara, de la calidad de la óptica y de la mayor o menor concentración del haz de luz.
Medidas recomendables:
Para lectura y reconocimientos . . . . . . . . . . . . . . . .de 500 a 3.000 lux/0,5 m.
Para pequeñas curas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .de 3.000 a 25.000 lux/50 cm.
Para cirugía menor o ambulatoria . . . . . . . . . . . . .de 25.000 a 80.000 lux/80 cm.
Para alta cirugía (Operating Room) . . . . . . . . . . . .de 60.000 a 125.000 lux/1 m.

2º INCREMENTO DE TEMPERATURA-LUZ FRÍA

Para cualquier especialidad médica es muy importante que el incremento de temperatura en la zona iluminada sea lo menor posible. Es evidente que el calor puede resultar muy nocivo, facilita cualquier proceso infeccioso y produce sequedad. Se consideran incrementos de temperatura aceptables:
Para reconocimientos y pequeñas curas. . . . . . . .12ºC con el foco a 60 cm.
Para cirugía menor o ambulatoria. . . . . . . . . . . . .12ºC con el foco a 80 cm.
Para alta cirugía (Operating Room). . . . . . . . . . . .16ºC con el foco a 1 m.

También es importante valorar el incremento de temperatura a 10 cm. del foco, sobre todo para las lámparas de cirugía, ya que su posición de trabajo suele ser muy próxima a la cabeza del cirujano.

¿Qué es la Luz fría? Es aquella que no proporciona calor. No debe confundirse con la temperatura de color o tono de luz (cálido-blanco-azulado). El término lámpara halógena de luz fría sólo puede emplearse para aquellas luminarias que evitan la emisión de calor mediante filtros, fibra óptica o una refrigeración eficaz. El control de la temperatura es el aspecto más técnico y que más determina la calidad de una luminaria para uso médico.

3º COLOR APARENTE DE LA LUZ O TEMPERATURA DE COLOR

Es el tono de luz de una fuente luminosa y se mide en grados Kelvin (ºK).
La tonalidad más apropiada para el examen médico está entre 3.200 y 4.500ºK. En este intervalo se obtiene una tonalidad muy blanca y clara que proporciona gran fidelidad a los colores. Una tonalidad por encima de los 4.500 ºK resulta "casi azul" y desnaturaliza el color de los tejidos. Una tonalidad muy cálida, por ejemplo los 2.700ºK de una lámpara incandescente, "amarillea" los tonos de la piel o de la zona observada y, por tanto, también puede distorsionar el diagnóstico.

4º RENDIMIENTO CROMÁTICO

Es la capacidad de distinguir entre diferentes colores. Se expresa con la unidad "Ra". Es un porcentaje de 0 a 100. El sol consigue un factor Ra=94%. Valores entre 80 y 90 pueden considerarse buenos. Muy buenos a partir de 90.
Las lámparas halógenas suelen tener muy buena reproducción cromática. Con filtros adecuados pueden llegar al 99%. El mejor rendimiento cromático se obtiene con una lámpara cuyo haz de luz se mueve en la mayor diversidad de longitudes de onda. Cada color tiene una longitud de onda determinada y el blanco es la suma de todas.

5º MOVILIDAD DE LA LUMINARIA

Para el profesional de la medicina es imprescindible poderse concentrar en su trabajo. Todo el instrumental y aparataje ha de observar una ergonomía perfecta que facilite su labor. En el caso de las luminarias, además de cumplir holgadamente con las funciones ya comentadas, el posicionamiento de las mismas ha de resultar simple, cómodo, rápido y preciso. Deben evitarse sistemas de articulación poco fiables y diseños "sucios". Los sistemas con brazos articulados de acero compensados por muelles internos de acero templado ofrecen una fiabilidad difícil de superar. Los sistemas de rozamiento y de contrapeso pueden funcionar bien pero no ofrecen las mismas prestaciones.



IVA o impuestos NO incluidos(según zona)